Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)

15 ideas para mejorar lectura, escritura y lenguaje en los niños en edad preescolar

Vota este artículo
(113 votos)

by Lucy Windevoxhel

A menudo enseño estrategias a los padres y los maestros de preescolar para mejorar el lenguaje y fomentar la alfabetización. Los niños con conocimientos lingüísticos sólidos tienden a ser buenos lectores y los buenos lectores tienden a tener un mejor vocabulario, ortografía y habilidades sintácticas. Hablar y leer van de la mano. Las siguientes son algunas de mis actividades favoritas para transformar su hogar en un entorno rico en lenguaje y alfabetización. Las actividades no están en ningún orden en particular. Todas ellas promueven la exposición a las letras, el desarrollo del lenguaje y las experiencias cotidianas con el uso de la lectura y la escritura. Traté de agruparlas de acuerdo a una habilidad específica, aunque todas se relacionan. ¡Que se diviertan!

Conocimiento de las letras y sus sonidos

1. Veo, veo: Elija una letra y el sonido que hace y luego busquen cosas en la casa (o el coche o en la calle si están manejando) que comiencen con ese sonido. Si su hijo tiene "show & tell" en la escuela, puede dejar algunas cosas en lugares estratégicos para que su hijo las encuentre (perrito, princesa, pluma y pelota para la letra "P", por ejemplo).

2. Galletas de letras: Si tiene cortadores o moldes de galletas con forma de letras, puede animar a su hijo a que le ayude a hacer las letras mediante el uso de los cortadores, o su pequeño puede elegir las letras que se van a utilizar para las galletas. No importa si su hijo todavía no conoce todas las letras. Simplemente puede pasarle una y usted le indica su nombre.

3. Bañera: Tenga creyones de baño al alcance de su hijo para que este puede dibujar o escribir en la bañera. También existen letras de goma para el baño con las que los niños pueden jugar. (Yo personalmente empiezo agregando una letra nueva cada semana), y también existen libros que se pueden leer en la bañera.

4. Calcomanías de letras: Cuando comencé a comprar calcomanías para mi hija lo hacía con el propósito de trabajar en sus habilidades motoras finas. La acción de despegar las calcomanías requería el uso de la presión pinza. Las calcomanías del alfabeto y números fueron algunas de mis favoritas, y todavía los usamos. Al utilizar las calcomanías puede nombrar las letras, siempre y cuando su hijo esté interesado. Usted podría incluso integrar un libro de actividades con calcomanías del alfabeto tal como Alphabet Sticker Book. Sellos o estampas del alfabeto y plantillas también son excelentes para ayudar a su pequeño a familiarizarse con las letras. Solo recuerde que lo mas importante es mantener las actividades divertidas para su niño.

5. La tradicional canción del ABC: Si usted puede usar lenguaje de señas a medida que canta la canción aún mejor. Cuando integramos el uso del lenguaje de señas a las canciones, esto nos obliga a cantar más despacio , además de brindarle a los niños información visual y táctil a la par de la información auditiva (el nombre de la letra). Esto a su vez ayuda a que los niños logren distinguir cada letra como una unidad.

Escritura

6. Buzón de correo: Esta es nuestra actividad favorita en la casa en estos momentos. Compre o haga un buzón de correo pequeño y colóquelo en el área de juego de su hijo. Probablemente ya su hijo está familiarizado con el buzón al ver a los adultos de la casa sacando el correo diariamente. Si nunca han hablado de lo que es el correo, tome el tiempo ahora para explicarle de manera sencilla como las personas envían cartas usando el correo. Ahora que su niño entiende el concepto de correo, comience a dejarle notas para en su propio buzón de correo. Yo le dejo notas a mi hija de sus animales de peluche (con huellas y todo), también recibe cartitas mías, de su papá y de su abuela. Las notas son bastante cortas ya que ella es una lectora emergente y las leemos juntos. Anime a su hijo a dejarle notas a sus peluches, héroes, muñecas y miembros de la familia en el buzón. Dependiendo de las habilidades de su hijo, él o ella puede escribir notas, o simplemente hacerles un dibujo. Disponer de un área (mesa o escritorio) donde su hijo tenga fácil acceso a papel, creyones, marcadores, sellos, plantillas y otras herramientas para la escritura y el dibujo, es muy motivador. Desde que mi hija tiene su buzón lo primero que hace al llegar a la casa es revisarlo y ¡está deseosa de leer!

7. Lista de compras: Ir de compras es una de esas cosas que simplemente tenemos que hacer. Usted puede crear oportunidades de lectura y escritura si consigue que su hijo participe en la elaboración de una lista. Si el niño es demasiado pequeño para escribir le puede nombrar algunos de los artículos que desea, mientras usted escribe. Por ejemplo, puede decir "necesitamos comprar fruta, ¿qué fruta te gustaría que anotara en la lista?" Usted también puede imprimir fotos en su computadora, o recortar las que viene en los cupones, de algunos de los artículos que necesita y entonces su hijo los puede pegar a la lista. Cuando estén juntos en el supermercado su hijo le puede ayudar a tachar los artículos a medida que los agregan al carrito , o le puede pedir que le "lea" los nombres de los artículos que el mismo pegó o anotó en la lista.

8. Hagan libros juntos: Usted puede leer un libro y luego su hijo puede hacer ilustraciones correspondientes a lo que leyeron. Luego engrapan las páginas para hacer un libro. También le puede pedir a su niño que le cuente un cuento y usted escribe lo que el niño le dicte. Luego su pequeño puede hacer dibujos en las páginas en las que usted escribió para que coincidan con la historia. Existen libros disponibles en el mercado para hacer con instrucciones y/o los materiales necesarios para hacer libros con niños. Asegúrese de que sus libros tengan una portada ¡con el nombre de su hijo en él! ¡Después de todo su pequeño es el autor!

9. Leer un libro, hacer un dibujo: A principios del pasado año escolar me reí un poco cuando vi que en la clase de preescolar de mi hija (3 años) tenían "escritura creativa" una vez por semana. Eso fue hasta que vi lo que estaban haciendo. La maestra lee un libro durante el círculo infantil, después los niños escriben su nombre y el título del libro con la ayuda de la maestra y luego hacían un dibujo relacionado con la historia. Ahora hago esto en casa con mi hija y también una versión adaptada de la actividad durante mis sesiones de terapia de lenguaje. Se puede escribir el título, pero no siempre lo exijo. A veces sólo le pido a los niños que me describan la imagen que dibujaron o que me digan algo acerca del cuento que leímos y yo lo escribo. Este tipo de actividades de escritura son una forma maravillosa para mejorar las habilidades lingüísticas y la alfabetización de los niños. Nota Especial: Encuentro que algunos de los niños con los que trabajo también tienen dificultades con la motricidad fina y no les gusta dibujar. Les ayudo hacer ilustraciones muy simples. Básicamente les pregunto qué quieren dibujar y yo dibujo en una página al lado de ellos paso a paso, mientras ellos van copiando cada paso al mismo tiempo, en su propia página. Por ejemplo, si se va a dibujar un niño, cada uno de nosotros hace primero un círculo, después los ojos, la nariz, la boca y líneas para el cuerpo, los brazos y las piernas. Al secuenciar el cuadro en conjunto y simplificar mi ilustración lo mas posible (esa parte realmente no la tengo que fingir) son menos reticentes y por lo general se sienten muy orgullosos de su propia imagen.

10. Hacer tarjetas: Para los cumpleaños y días festivos siéntese con su hijo a hacer tarjetas de felicitación. Esto puede significar que su hijo haga un dibujo, o que decore una tarjeta o un papel con calcomanías. Si su hijo puede escribir, copiar o trazar su nombre, que lo haga! Si quieren hacer garabatos y pretender que están escribiendo eso también está bien. El niño puede escribir el nombre de la persona para la que está haciendo la tarjeta, su propio nombre y un saludo, o le puede dictar a usted lo que quiere que la tarjeta diga. Si su niño se resiste a hacer tarjetas proprias pero disfruta colorear puede probar comprando un kit que tiene tarjetas prefabricadas sólo para colorear como 20 Birthday cards to color. Sólo asegúrese de que la participación de su hijo en la elaboración de la tarjeta es adecuada a su nivel de desarrollo y que es una actividad placentera. Hacer tarjetas es una maravillosa actividad para estimular el desarrollo de la motricidad final y la lectura, pero además es una manera de enseñarle a su niño la alegría de dar (en lugar de siempre recibir) y se ahorra dinero!!

Lectura / lenguaje

11. ¡Títeres! ¿Qui¡én no ama a los títeres? Mi audiencia de 2 a 5 años de edad adora los títeres. Ni siquiera tengo que fingir que mis labios no se muevan. En el momento que mis pacientes ven estos muñecos comienzan las risas. Los títeres se pueden usar para entusiasmar a los niños a hacer casi cualquier cosa. A la hora de la lectura los títeres pueden actuar partes de la historia, los títeres pueden ser el lector, o pueden ser el público.

12. Lea tanto cuentos preferidos como nuevos: a los niños pequeños les encanta escuchar un cuento una y otra vez. Por favor, ¡deles el gusto! Escuchar un cuento repetidamente le permite al niño escuchar el lenguahe utilizado en el libro (con el vocabulario rico y sofisticado característico de las narraciones infantiles) varias veces hasta que lo memorizan (y luego utilizan espontáneamente). Todos los días, dejo que mi hija eliga un libro y yo escojo otro. Hacer esto le permite a su hijo elegir un libro preferido (uno que usted probablemente no soporte leer más, pero que igual va a leer con entusiasmo y ¡emoción!) Y usted puede escoger uno nuevo que todavía no lo haya aburrido. O si usted al igual que yo está criando a un hijo bilingüe , el libro que usted elija será en un idioma diferente para que su hijo esté expuesto a la lectura en los dos idiomas ¡todos los días!

13. Leer por turnos: a muchos de los niños que conozco les encanta fingir que leen. Yo hago un trato con ellos. Ellos eligen un libro y lo "leen" primero y luego yo los leo. De esta manera tienen la oportunidad de practicar la "lectura" y la descripción de lo que ven en el libro de forma independiente y luego pueden escuchar la historia de nuevo.

14. Juegos de secuencia. Existen muchos juegos de secuencia. Algunos de ellos requieren que los jugadores miren cierto número tarjetas (3,4,5,6) fuera de orden y luego el niño tiene que poner las cartas en el orden correcto y contar la historia. Tengo un juego favorito llamado "Cuéntame un Cuento" (Tell Me a Story). Ese juego en particular, sólo tiene los personajes que aparecen en diferentes situaciones y se juega como un juego de cartas. Se coloca un mazo de cartas boca abajo y cada jugador se turna para voltear una carta. Cada vez que se voltea una carta el jugador que la volteó tiene que agregar una pequeña parte de la historia. Me encanta porque no hay respuestas correctas ni incorrectas y porque el niño tiene la oportunidad de practicar sus habilidades narrativas y el adulto tiene la oportunidad de modelar buenas habilidades narrativas que incluyen el uso de introducción y conclusiones.

15. Jueguen a la maestra: Dele un libro a su hijo y deje que pretenda ser el maestro o maestra. En mi casa a veces formamos un círculo infantil con peluches y muñecas pretendemos que es la hora del círculo o "circle time" Usted puede ser parte de la audiencia también.

Tenga en cuenta que el objetivo de estas actividades y juegos no es enseñar a su hijo o darle a él o ella "una ventaja". Se trata de enriquecer la vida de cada niño con actividades DIVERTIDAS de alfabetización y lenguaje. Es difícil no tener una "agenda" cuando estamos jugando con nuestros hijos, pero es importante dejar las agendas a un lado para que la lectura y la escritura sean actividades agradables y no una tarea. Yo sugiero que los libros se conviertan en premios, sorpresas y regalos. Que las visitas a la biblioteca y la librería sean recompensas. Muy a menudo usamos los juguetes y las golosinas como premios y al hacer eso les estamos enseñado a valorar los juguetes y las golosinas más que las otras cosas, ya que son una recompensa. ¡Vamos a asegurarnos de que ellos también vean a los libros como algo maravilloso!

Soy consultora independiente de los libros Usborne. Este artículo podría contener enlaces que lo dirigan a mi página de Usborne.

Publicado en De Interés General por  Lucy Windevoxhel Leído 123405 veces
Lucy Windevoxhel

Lucy Windevoxhel

M.S., CCC-SLP
Patóloga Bilingüe del Habla

Nacida en Venezuela, Lucy reside en los Estados Unidos desde 1993. Mientras estudiaba su maestría, recibió preparación en el trabajo con individuos con Trastornos del Espectro Autista. Es un líder certificado en los Programas Hanen: Se Necesitan dos para Hablar (It Takes Two to Talk) y Palabra Objetivo (Target Word), así como en el Programa Lindamood de Secuenciamiento Fonético (LiPS) y Visualizar/Verbalizar (Visualizing/Verbalizing). Además, Lucy tiene entrenamiento especializado en terapia oral motora a través de talleres de la compañía Talk Tools y de las Evaluaciones e Intervenciones Oromotrices Beckman.

‘Ningún soñador es demasiado pequeño; ningún sueño es demasiado grande’